Hay virajes que escinden la historia en un antes y un después.

 

Uno de estos virajes se produjo hace casi medio milenio, aquí, en lo que hoy llamamos Tangarará.

Al llegar aquí nuestros antepasados --hace más de 10 mil años-- encontraron bosques, pero el resto era desierto.

Nuestros antepasados, los tallanes y sus antecesores --con su trabajo, su unión y su inteligencia-- transformaron el desierto en un valle y un jardín que podía alimentar y dar felicidad a muchísimos habitantes. Crearon la agricultura y los canales, los cultivos alimenticios y los industriales, la arquitectura y la navegación, la medicina y el arte.

 

Un día 15 de julio de 1532, llegó un destacamento de otro continente, trayendo dominación, pero también elementos culturales como el alfabeto y la imprenta, el hierro y el caballo, el trigo y la caña de azúcar. 
Ellos fundaron la primera ciudad de índole europea en Tangarara y la llamaron San Miguel, cuyo destino fue azaroso. Pero el valor, tesón y sabiduría combinados de nuestros tallanes con los europeos han sacado adelante esta región.

 

Nuestro centro de estudios, la Universidad Nacional de Frontera, rinde homenaje a los constructores del presente y del porvenir, a los pueblos hasta ayer olvidados, a cuyo esforzado y fructífero trabajo nos hemos sumado desde hace cuatro años.

En esta ocasión --además de la educación, la investigación y la técnica-- hemos realizado un espectaculo increible condensado en la Representación Teatral de la Fundación de San Miguel en Tangarará.

 

Fue una presentación exitosa digna de felicitación a cada uno de los estudiantes y docentes involucrados en esta maravillosa presentación.

1unfs2017         2nfs2017    3nfs2017

4nfs2017 6nfs20175nfs2017